Escrito por Tendenzias

Tazio Nuvolari, los años 20 (historia)

Debido a la Primera Guerra Mundial y a ciertas dificultades económicas, llegó a las competiciones a los 28 años, y a la confirmación definitiva casi viejo, 38 años, para dar lo mejor de si mismo más allá de los 40.

Nuvolari004

Empezó a competir con una motocicleta; también realizo algunas carreras con coche, pero nadie creía en su futuro de campeón, ni siquiera de simple corredor. En 1923, casado y con un hijo, inicio una actividad regular alternando la motocicleta con el coche. Corrió con un Chiribiri y efectuó, asimismo, un electrizante desplazamiento a España para correr en Sitges, volviendo a Italia con el apelativo de rey de la emoción. Al año siguiente, en el circuito de Tigullio, obtuvo su primera victoria, a pesar de que en la última vuelta sufrió una salida de pista que le hizo perder los neumáticos obligándole a cruzar la línea de meta sobre las llantas; el coche era un gigantesco Bianchi.

En 1925 tuvo ocasión de entrar en el equipo de Alfa Romeo. Su fama de hombre rápido le proporciono una prueba en Monza con vistas al Gran Premio. Pero, para su desgracia, después de haber demostrado saber rodar muy fuerte, Nuvolari se salió de la pista, destrozó el coche y resulto herido. ¡Adiós Gran Premio y adiós contrato con Alfa Romeo! Deberían conducir nuevamente un coche del equipo Milanés.

En 1926 compitió únicamente con motocicleta. Pero en 1927 tomó la decisión más importante y arriesgada de su carrera: empeñándose hasta el cuello, compró algunos Bugatti de segunda mano y creó una escudería. A su lado se encontraban Cesare Pastore (que lo ayudó económicamente) y Achille Varzi, motociclista de clara fama que, sin embargo, trataba de cambiar el manillar por el volante.

Nuvolari005

Fueron tiempos de sacrificio y de averías históricas. Mientras el coche resistió, Nuvolari supo defenderse y también ganar, como en el Premio Real de Roma, el circuito de Tripoli, el Pozzo, etc. El Pozzo, a las puertas de Verona, fue una jornada de lluvia y fango, y a las adversidades atmosféricas hubo que añadir una deportiva, la presencia de Bordino, el héroe consagrado de Fiat que, sin embargo, al igual que Nuvolari, figuraba al volante de un Bugatti.

De la conformación salió engrandecido el montovano; su coche parecía deslizarse sobre rallies. Pocas semanas después falleció Bordino, victima de un accidente, mientras se entrenaba en el circuito de Alessandria con vistas al desquite con Nuvolari. Mientras tanto, la motocicleta permitió a éste conseguir una serie de prestigiosas victorias: en Lario, en el autódromo de Monza y un poco en todas partes.

Nuvolari concluyó el año 1928 casi seguro de haber remontado la corriente. Sin embargo, 1929 fue un año de crisis: ni siquiera en motocicleta consiguió ganar como antes. En automovilismo fue un desastre, mientras que su ex compañero de escudería, Varzi, iba de victoria en victoria, al volante de un competitivo Alfa Romeo P2. El mantovano estuvo a punto de abandonarlo todo.

Nuvolari006

Además, el nacimiento de su segundo hijo aumentó sus responsabilidades familiares. No obstante, gracias a su férrea voluntad logró superar la crisis y se presentó en marzo de 1930, con 38 años sobre sus espaldas pero con el espíritu y la gallardía de un hombre de 20. Para las Mil Millas de aquel año, el ingeniero Vittorio Jano, de Alfa Romeo, que nunca había dejado de creer en Nuvolari, incluso después de su salida de pista en Monza 5 años atrás, le confío uno de los modelos 1750 oficiales; el mismo coche de que disponía el mucho más joven pero ya afianzado Varzi.

Tomando la salida de algunos minutos después de Varzi, Nuvolari dirigió su carrera a un enfrentamiento con su adversario. Las radios y los teléfonos difundieron por toda Italia las fases de esta emocionante carrera. A Roma llegaron los dos al mismo promedio. En su segunda pasada por Bolonia, Varzi figuraba en cabeza, creyendo haber ganado ya la carrera; sin embargo, en el tramo Feltre-Bassano fue alcanzado y rebasado por un Nuvolari desencadenado que logró su primer gran triunfo. Habían dado comienzo los años treinta: un periodo mágico para el automovilismo.

Primera parte / Tercera parte / Cuarta parte / Quinta parte

Información relacionada: Massa cerca del GP de Singapur / GP de Singapur de F1 / Alonso logro el podio en Singapur / Calendario de Fórmula 1 para 2008 / Hamilton confía en que tendrá el titulo

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos