Mille Miglia, el mito y las pruebas de regularidad (historia)
0 votos

Mille Miglia, el mito y las pruebas de regularidad (historia)

En 1934, Varzi ganó la carrera porque, en el último repostaje, Ferrari le hizo montar neumáticos especiales. En 1947, el mítico Nuvolari estuvo a punto de ganar con un pequeño Cisitalia 1100, pero la lluvia en la parte final del recorrido favoreció al Alfa Romeo de Biondetti, que tenía la carrocería cerrada.

mille_miglia_1955_stirling_moss

Nuvolari tenía más de media hora de ventaja, cuando rompió la suspensión. La victoria de Moss en 1955 tuvo truco: Jenkinson, su acompañante, llevaba una tabla con las curvas más peligrosas apuntadas y señalaba a su piloto la velocidad a la que debían tomarse. Se dieron otras picardías, como la de apagar las luces de noche, para que el competidor que estaba delante no supiera que le estaban ganando terreno.

Tras el trágico accidente de 1957, el Automóvil Club de Brescia aún mantuvo vigente la organización de la carrera, reconvertida en prueba de regularidad, antes de renunciar a ella.

mille-miglia 1955

Ésta se recuperó en la década de 1990, como carrera de regularidad reservada a vehículos históricos; una caravana que despertó admiración por la categoría y el estado de conservación de los que coches que participan en esta prueba, la más importante del mundo reservada a este género de vehículos, y en la que participen de forma habitual nombres que han sido muy importantes en el automovilismo deportivo, Jakye Ickx fue, por ejemplo, un participe habitual de esta manifestación.

Primera parte / Segunda parte

Información relacionada: 24 Horas de Nürburgring 2010, BMW es el flamante ganador / Porsche estaría preparando un nuevo LMP1 / Formula 1 2010, posible circuito de Mar del Plata (Argentina) / Ford Cosworth, historia, primera parte

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sin Comentarios